El colegio, el instituto y la universidad te preparan para el mundo laboral, te preparan para llevar a cabo una trayectoria laboral adecuada y puedas desarrollar el aprendizaje académico en tu profesión. Durante esta educación te enseñan a poder afrontar de manera óptima un mundo profesional en el que tienes que realizar tus labores de la mejor forma posible.

Por otro lado nos encontramos con la educación de la familia, normalmente te enseñan respeto, modales y bienestar, pero normalmente dirigido hacia el exterior, es decir, nos enseñas a comportarnos en un ambiente social de relación, nos enseñan a cómo debemos comportarnos con los demás.

Me gustaría saber a cuántos de nosotros no han dado una formación o educación para saber gestionar nuestras emociones, para saber gestionar aquellas emociones que ocasionan en nuestro cuerpo y mente un malestar, un sentimiento negativo y nocivo; estoy segura, que a muy pocos, por no decir prácticamente ningun@.

La gestión emocional es primordial para llevar a cabo una vida estable, una vida de Bienestar, una vida saludable. Muchas veces sentimos emociones que no sabemos ni de dónde vienen ni por qué vienen, y mucho menos cómo solucionarlas, esas emociones en la mayoría de los casos pueden afectarnos gravemente a nuestro Bienestar, a nuestro cuerpo y mente de forma negativa. Por ejemplo, todos conocemos la enfermedad psicosocial por excelencia en el siglo XXI, el estrés, yo lo llamo enfermedad del siglo XXI.

El estrés es una de las enfermedades más común en nuestra sociedad, es una enfermedad que puede afectar al bienestar personal, laboral y social y por ello debemos de tomar medidas correctivas y preventivas, mindfulness por ejemplo, para evitar este tipo de afecciones en nosotros mismos y nuestro bienestar.

Las emociones son aquellos estados de ánimo que reflejamos cuando nuestro cuerpo recibe una percepción sobre algo. Y esto es lo que tenemos que empezar a gestionar. Hay emociones que son primitivas y que afloran en nosotros por el simple hecho de ser humanos, hay otras emociones que se dan en nosotros por nuestra educación, por nuestras experiencias a lo largo de la vida; estas experiencias influyen en nosotros porque según su intensidad y cómo hayan afectado a nuestra mente consciente o inconsciente y al desarrollo de nuestra vida, determinaremos unos comportamiento u otros, unos pensamiento u otros.

Una de las cosas más importantes para poder gestionar nuestras emociones es el conocimiento de un@ mism@ y cómo desarrollamos nuestros recursos, nuestros recursos emocionales como seres humanos. Conocernos a nosotros mismos significa saber cuáles son nuestras emociones y la manera en que afectan a nuestro estado de ánimo y a nuestra conducta; sin ese conocimiento no podemos llegar a regular y gestionar las emociones y el comportamiento de nuestro cuerpo y mente.

Otra de las cosas más importantes es la honestidad emocional, es decir, es importante aceptar y reconocer que tenemos ciertas emociones influyendo en nuestro estado de bienestar emocional. La honestidad emocional permite atender a nuestros sentimientos, reconociéndonos como responsables de nuestros fallos, implica saber leer e interpretar nuestros sentimientos, reflexionar sobre ellos y actuar en consecuencia.

Descartes defendía que el ser humano puede regular sus pasiones (emociones) a través de la voluntad y las pasiones primarias que proclamó este autor son la admiración, amor, odio, deseo, alegría y tristeza. Por lo tanto si identificamos las emoción, podremos saber cómo está influyendo en nosotros, de que forma nos está afectando; esto nos ayudará a indagar en nuestra mente y llegar a determinar cual es el objeto emocional para poder modificar nuestra percepción sobre el mismo y poder tomar medidas para eliminar ese estado anímico que influyen en nuestro Bienestar físico y mental.

Esto está totalmente relacionado con la inteligencia emocional, de hecho os recomiendo leer el libro de Inteligencia Emocional de Daniel Goleman, un libro llenos conocimiento al respecto.

Finalmente os dejo unos consejos básico para empieza a desarrollar las habilidades humanas para llevar a cabo una vida de Bienestar:

  • Recuerda que tú eres el/la unic@ resposable de tus emociones. Sólo tú eres dueño de ellas, sólo tu puedes sentirlas, solo tú puedes gestionarlas. Esto es algo básico para empezar a gestionar y ser responsables de nuestras emociones, ¿cuántas veces hemos escuchado “me estás cabreando”? Cuando nos adentramos en la gestión emocional, siempre de unos mismo, por supuesto, tenemos que dejar a un lado el comportamiento de víctima y de que culpar a los demás de cómo nos sentimos o cómo nos afectan sus acciones o palabras.
  • Es importante se honesto consigo mismo y reconocer que nos encontramos inmersos en una u otra emoción y que nos afecta de una manera u otra. A veces nos sentimos cohibidos para reconocer que sentimos, nos sentimos avergonzados de ese sentimiento o simplemente no queremos reconocerlo. Por ejemplo hay mujeres que han sufrido en sus relaciones sentimentales que terminan teniendo miedo a cualquier relación y justifican su miedo negándose a llevar a cabo una relación sentimental (amistad o amorosa) o a llevarla con barreras emocionales.
  • Auto-conocimiento, el conocimiento de uno mismo es primordial para determinar qué nos afecta, por qué y cómo podemos evitarlo. Te recomiendo que dediques unos minutos diarios a sentir cómo se encuentra tu cuerpo y mente, analiza qué emociones  son las que determinan tu estado de ánimoy qué medidas puedes adoptar para eliminar esas barreras que impiden a tu cuerpo llegar a un estado de Bienestar psicofísico.

“Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo”. Aristóteles, Ética a Nicómaco

Apúntate a mi red!

Te voy a ayudar a entrenarte para que tus pensamientos y emociones sean más productivos para tu bienestar y felicidad.

Cuenta conmigo.

Gracias por apuntarte!