+34 635 431 482

©2019 Marwa Olivares.

 
Buscar
  • Marwa OIivares

SÍNDROME DEL TRABAJADOR QUEMADO

Actualizado: 25 de nov de 2019


El síndrome de estar quemado, burnout , síndrome de trabajador desgastado, consumido… Tiene varias formas de llamarlo.

El burnout es una “enfermedad laboral” que hace que la persona se encuentre en un estado agitado, de mal estar en el puesto de trabajo, con quejas y deficiencias productivas.

Hebert Freudenberger: lo definía de la siguiente manera: “una sensación de fracaso y una experiencia agotadora que resulta de una sobrecarga por exigencias de energía, recursos personales o fuerza espiritual del trabajador”.

Esto es ocasionado por un deterioro y cansancio excesivo progresivo unido a una reducción de energía acompañada a menudo de una pérdida de motivación  que a lo largo del tiempo afecta a las actitudes, modales y comportamiento general.

Hebert Freudenberger describe con carácter clínico el burnout en el año 1974, Cristina Maslach (1976): estudió lo que se llama la “pérdida de responsabilidad profesional”; para Maslach existe una relación  los trabajos de ayuda y atención a los demás tales como médicos, maestros u profesión relacionada con la atención a las personas.

En Instituto Nacional se Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) lo define de la siguiente manera: “una respuesta al estrés laboral crónico integrada por actitudes y sentimientos negativos hacia las personas con las que se trabaja y hacia el propio rol profesional, así como por la vivencia de encontrarse emocionalmente agotado. Esta respuesta ocurre con frecuencia en los profesionales de la salud y, en general, en profesionales de organizaciones de servicios que trabajan en contacto directo con los usuarios de la organización.”

- SÍNTOMAS

El burnout se caracteriza por tres síntomas que se reflejan en la persona y los más representativos son los siguientes:

Agotamiento emocional: es uno de los síntomas más representativos de una persona que sufre de burnout; la persona se encuentra irritada, se encuentra desbordado, de mal humor. Podríamos decir que la persona se encuentra tan agotada que no puede dar más de sí, se encuentra desmoralizada, desmotivada y sin ganas de hacer gran cosa. Esta sensación se une a otra y es que el sujeto no siente que está haciendo lo correcto, lo que debe y no sabe si va a poder responder como debe a todo lo que tiene por hacer o afrontar.  Esto se refleja en la persona y lo peor de todo es que la persona pierde toda alegría, pierde toda motivación para estar en condiciones óptimas y realizar sus funciones, pierde ilusión y eso hace que pierda sus fuerzas.



Despersonalización: el burnout se da mayoritariamente en persona que su trabajo consiste en la implicación con otras personas, en la implicación profesional. Por ejemplo, un profesor debe de implicarse en las clases para que sus alumnos aprendan lo máximo y de la mejor forma posible. La despersonalización hace que la persona que sufre de burnout tenga un trato frío, distante y básico con sus clientes, alumnos o pacientes. Esto no sólo sucede con los clientes, alumnos o pacientes, sino también con los compañeros, la persona que padece de burnout es capaz de no realizar ningún acercamiento emocional hacia ninguna persona.

Bajo rendimiento/ Ineficacia: cuando una persona no se encuentra en condiciones óptimas mental y psíquicamente, ésta no tiene la determinación y fuerza suficiente para realizar las actividades que tenga en su lista. La persona tiene sensación de no vale para realizar ese trabajo ya que lleva tiempo realizando sus funciones pero no de la forma más eficaz o eficiente posible y con errores que pueden ser evitados, esto ocasiona en la persona un sentimiento de incompetencia, es decir, poco a poco empieza a creer que no sirve para realizar ese trabajo o que no puede sacar adelante el puesto de trabajo que tiene que llevar.

Depresión: La continua falta de bienestar y problemas dentro la persona y organización pueden ocasionar enfermedades psicosociales aún más graves tales como la depresión.

MEDIDAS PREVENTIVAS

Realizar una orientación profesional al inicio del trabajo.Es importante tener en cuenta la diversificación de las tareas y la rotación en las mismas.Poner en práctica programas de formación continua y reciclaje.Mejorar los recursos de resistencia y proteger a la persona para afrontar las situaciones estresantes.Formar en la identificación, discriminación y resolución de problemas.Entrenar en el manejo de la ansiedad y el estrés en situaciones inevitables de relación con el usuario.Implementar cambios de ambiente de trabajo, rotaciones.Entrenamiento en el manejo de la distancia emocional con el usuario, manteniendo un equilibrio entre la sobreimplicación y la indiferencia.Establecer programas de supervisión profesional individual.Aumentar los recursos o habilidades comunicativas y de negociación.Trabajar el feedback, reconociendo adecuadamente las actividades finalizadas.Entrenamiento a fin de conseguir un ajuste individuo-puesto de trabajo.

Recordemos que las organizaciones se estructuran con las personas, cuanto mejor cuidadas y cualificada de mejor calidad es la organización.

Si quieres prevenir o paliar este síndrome laboral ponte en contacto conmigo en marwaolivares@predison.com

Espero que te haya gustado querido lector.

Marwa

1 vista